TX Metronews - шаблон joomla Продвижение

La comunicación estratégica como acción vital dentro de las organizaciones

La implementación y el óptimo funcionamiento de la comunicación estratégica dentro de la organización, forja una nueva perspectiva en el porvenir organizacional y de las oportunidades.

Imagen extraída de http://bloginnovacion.onyx.cloud/hablemos-comunicacion-interna/

"La comunicación estratégica es el eje en la gestión organizacional, ella dinamiza las relaciones con sus públicos y potencializa la productividad y la competitividad en el entorno actual" Sandra Fuentes Martínez Prólogo: “Comunicación corporativa estratégica: De la persuasión a la Construcción de realidades compartidas” –Marcelo Manucci –

La evolución de la comunicación y  los diversos cambios que han atravesado las organizaciones en este nuevo siglo lleno de progresos científicos, tecnológicos y comunicativos, han convertido a la comunicación estratégica en un eje fundamental de los procesos que se gestan en todos los tipos de empresa. Todas las organizaciones se comunican con distintos públicos, independiente de su tamaño o naturaleza, por consiguiente es primordial llevar a cabo estrategias que permitan obtener resultados óptimos.

La construcción estratégica dentro de las organizaciones se emprende a través del acceso a las acciones comunicativas y a un soporte estratégico que brinde nuevas opciones de interacción social, mediada por los procesos de comunicación internos y externos, contribuyendo de esta manera a que todas las determinaciones de la organización estén pensadas de una forma totalmente estratégica; debe haber una interacción global dentro lo que se planea comunicar, lo que se comunica y lo que finalmente interpretan los públicos, esto se verá reflejado en la competitividad y desarrollo que tenga finalmente la organización.

“La tarea de la Comunicación Estratégica es proyectar la identidad de las organizaciones en una imagen que suscite confianza en su entorno relevante y adhesión en su público objetivo”[1]. Por consiguiente el interés primordial de la comunicación estratégica es posicionar la organización, sus productos y servicios, logrando así que la institución adquiera prestigio y confiabilidad, para lograr sus objetivos, afrontar la dinámica cambiante y trascender en el tiempo.

Pero, la comunicación estratégica rompe los esquemas y va más allá de la propuesta, la planeación y la ejecución de acciones comunicativas que sugieren los medios oportunos de comunicación y publicidad, a su vez, también propone una forma distinta de pensar, planear, ejecutar, desarrollar, evaluar y otras demás acciones. La comunicación estratégica es la cohesión de los ítems ya mencionados y, por supuesto, los públicos en los que influye e interactúa la organización.

¿Qué quiere, debe y necesita comunicar la empresa para cumplir sus objetivos planteados? Estas preguntas son fundamentales antes de comenzar a elaborar un plan de comunicación estratégica. Es por eso, que para comunicar estratégicamente es necesario conocer las debilidades, oportunidades, fortalezas y amenazas que se evidencian dentro y fuera de la organización.

La incógnita que surge siempre después de la respectiva aplicación, desarrollo y ejecución de los planes y estrategias comunicacionales es: ¿cuál es el siguiente paso a seguir?

Todo este duro trabajo resultaría inútil si la compañía no invierte  esfuerzos   por conocer, rehacer y dar cumplimiento a las acciones comunicativas adecuadas según los objetivos establecidos, para así saber si la comunicación estratégica implementada es la correcta, o si se requiere de otra estrategia que busque gestionar la comunicación estratégica en la organización.  

Esta gestión tiene tres niveles de impacto: “lineal, dinámico y productivo”[2]. El primer nivel habla sobre salvaguardar recursos técnicos y tecnológicos para que las personas que componen la organización puedan transmitir de manera fidedigna.  El segundo nivel resalta el factor de selección de los mensajes y se implementa cuando una persona se vincula con el receptor. Por tanto los individuos reciben, procesan y reprocesan la información de distintos modos. El tercer nivel hace referencia a la productividad, siendo la comunicación ese elemento que facilita los procesos en la organización, garantizando así la mejora en los procesos de calidad.

En resumen, he aquí la trascendencia de la comunicación estratégica, la pertinencia de la información para aprehender un posible público y sobre todo, la importancia de  cómo exteriorizar esa información de manera que resulte atractiva, recordando que debe existir coherencia entre lo que se dice, lo que se es y lo que se pretende ser.

 

Bibliografía

[1] Tironi, E & Cavallo, A. Comunicación Estratégica. Santiago, Chile: Taurus. 2001.p. 36

[2] NOSNIK, ABRAHAM. Teoría de la Comunicación Productiva, exploraciones más allá de la retroalimentación. México: Homo Sapiens. 2014. Cap 1. 

 

Share
comments