TX Metronews - шаблон joomla Продвижение

Comunicación interna, un eje fundamental dentro de las organizaciones

 Las estrategias comunicativas son pieza clave en el funcionamiento de una organización, es por esto que es imprescindible resaltar su importancia.

 

 

Según Ritter Michael, una institución en todo lo relacionado con la comunicación organizacional y que ha sido laureado en múltiples ocasiones: [Fn1] “la comunicación es un elemento clave para el cambio de cultura, la creación y el fortalecimiento de los valores culturales necesarios para apoyar la estrategia organizacional y enfrentar un proceso de globalización y competitividad”. Es decir, si se mejoran las estrategias comunicativas de la organización, es muy probable que la empresa avance hacia un destino exitoso y acorde a los cambios sociales del entorno.

La comunicación interna es tan importante como la comunicación externa, pues los miembros de la organización son quienes transmiten un mensaje a los futuros clientes y públicos externos, por esto,  las estrategias de comunicación efectiva que lleguen a todos los niveles de la organización sin importar la jerarquía empresarial o las funciones que cada individuo desempeña es la vía para gestionar su cultura e identidad, médula de  la imagen de la organización.

Las estrategias comunicativas internas también deben buscar que exista un vínculo entre la empresa y los empleados. De esta manera se formará una filiación a largo plazo entre los propietarios, gobierno corporativo, y colaboradores de la compañía y el sentido de pertenencia aumentará de forma exponencial. Así, también mejorarán los rendimientos individuales y colectivos y se podrán alcanzar los objetivos trazados de forma más efectiva.

Si se logra mejorar las estrategias comunicativas también se mejorará el clima laboral, algo fundamental para el rendimiento general de la empresa. Al estar los trabajadores en un ambiente cómodo y libre de presiones generadas por los errores comunicativos (desvió de información, tergiversaciones, información incompleta, demora en la toma de decisiones, pérdida del conocimiento y aprendizaje organizacional etc.) podrán centrarse en sus actividades laborales. Si los miembros de la compañía se integran más allá de las estrictas funciones laborales, creando lazos más fuertes, se podrán entender mejor y lograr objetivos comunes que beneficiarán a todos los  actores del ecosistema organizacional. La empresa debe propiciar estos espacios y ser partícipe de los mismos; se debe recordar que todas las áreas de la organización pueden participar en los distintos eventos para generar una mayor compenetración y resultados positivos.

Cuando la información fluye de manera correcta y todos los miembros conocen el pasado, presente y futuro  de la compañía se darán  fenómenos interesantes, entre ellos, la existencia de  sugerencias positivas que favorezcan la mejora de los procesos organizacionales, para los momentos de crisis se pueden preparar estrategias con antelación y garanticen la búsqueda de   soluciones conjuntas, pues en ocasiones las empresas no se comunican entre sí y se generan conflictos que agudizan la crisis. También se podrán tratar los problemas internos con mayor naturalidad y dándoles una solución viable.

“La comunicación es para la empresa el equivalente al sistema circulatorio del organismo animal o humano: permite que la sangre, que en este caso es la información, llegue a todos los rincones del cuerpo y les proporcione el oxígeno necesario para su sano funcionamiento, y, por lo tanto, para la supervivencia misma del sistema” Andrade (2005: 9). Es así como se debe valorar la comunicación dentro de una compañía, pues es un pilar clave en la construcción de imagen y fortalecimiento de valores institucionales, cumplimiento de procesos, además de ser la una vía posible para cumplir con los objetivos y con el desarrollo de la organización. Si el flujo de comunicación interna y las estrategias que lo hacen posible es efectivo, también lo serán los resultados.

 

 

 

Share
comments